EL CUENTO
En el interior de la Montaña de Fuego se hallaba un gran tesoro. Hasta él accedieron los más valientes e ingeniosos héroes o heroínas. Para ello debieron de superar pruebas extraordinarias, atravesando las Siete Puertas Misteriosas. Unos encontraron como premio un cofre lleno de oro, otros un animal de singular belleza y otros... ¡tendrías que verlo!

Pero ninguno de los valientes, entusiasmados con sus valiosos regalos, se detuvo a contemplar la cámara de tesoro con detenimiento.

En un rincón oscuro y apartado, en donde nada podría existir, se hallaba la clave para una nueva aventura. Sólo una niña, que había vencido a los feroces escorpiones, al gigante de madera o había cruzado el río de lava, acompañada siempre de su fiel perro Tranco, descubrió aquel lugar. Tranco se puso a ladrar y a dar saltos como loco delante del trocito de pared ennegrecida por los siglos. Allí, en aquella oscuridad brillaba un cristal pequeñísimo.

La niña,  que se llamaba Allegra, se acercó a su perro:
-¿Qué te sucede Tranco?, ¿qué has visto? Anda, regresemos a casa, hemos conseguido superar las pruebas de las Siete Puertas. Ya tengo mi recompensa y…
¡Se detuvo! Acababa de ver el cristal brillante saliendo de aquella pared.

Cuando se acercó para tocarlo oyó la Voz de la Sabiduría:

-No lo hagas, Allegra, tú ya viviste tu aventura, deja que otros chicos descubran las riquezas y secretos de la Montaña de Cristal.

Las puertas de la Montaña de Fuego se cerrarán cuando llegue la noche y toda la magia del mundo de los sueños dormirá  envuelta en una fina lluvia de pétalos llegados de la
Luna de Ing
.

En ese instante sucederá el prodigio, pues siete cristales serán colocados en los confines del Mundo. Aquel que consiga encontrarlos y reunirlos, podrá acceder al interior de la Montaña de Cristal y descubrir el Secreto del Mundo.

Este hecho será conocido como El misterio de los Cristales Gigantes.

Márchate ahora, Allegra, pues nuevos desafíos están a punto de comenzar ¡Buen viaje!

La Voz de la sabiduría se oyó más allá del más allá y su eco se fue perdiendo mientras la niña se apresuraba a salir de allí llevando a Tranco en brazos.

Carmen Ramos


El misterio de los cristales 1

CRISTAL MISTERIO SEGUNDO

Cristal esmeralda

 

El cristal invisible

 

5º cristal: El cristal Inmortal

La amatista vengativa