DIARIO DE UN CUENTO DE NAVIDAD
Carmen Ramos

 

LUNES
Hoy me he levantado y hace mucho frío, pero yo 
me río, me río.

MARTES
Como soy un cuento se me puede contar. 
Veamos como comienzo, porque aviso, voy a empezar.

MIÉRCOLES
Érase que se era un cuento tan grande 
como una nevera. Dentro de él todo estaba helado. 
Su único habitante era un sabroso mantecado.


JUEVES
Tengo que deciros algo importante:
al mantecado lo han colgado de un árbol de Navidad, muy, muy grande.

VIERNES
¡Qué sorpresa!, 
varios niños lectores me han hecho un gorro 
de lana de muchos colores.

SÁBADO
No os lo vais a creer, 
pero en el árbol de Navidad me han colgado 
y una bufanda de luces en el cuello han liado.

DOMINGO
Este cuento de Navidad, que soy yo, está encantado, y como veis... 
¡Ya lo he contado!