Arroyo de la Miel

Ha aparececido una "Camila". El 28 de noviembre de 2000 me esperaban en Arroyo de la Miel.
La biblioteca de Arroyo tenía un pulpo gigante en el techo y un letrero muy grande y cariñoso que ponía:

¡Bienvenida, Camila!

Allí, una niña de rojo se cogió del brazo de Carmen y decía que era Camila. Fue divertido encontrar una niña que quería ser yo. En aquella biblioteca había palabras en los libros, como en todas, pero un niño dijo que él también las veía por el aire, saliendo de los libros. ¡Claro!, de ese modo se puede explicar que yo viaje de un libro a otro. Algunas veces me da la impresión de que los libros son mágicos. Hicimos juegos. Los niños se convirtieron en diccionarios, después en periodistas y después nos despedimos y nos fuimos a nuestras casas. Allí también hay libros que cuidar.


VOLVER