horizontal rule
 

Nerja

El día 11 de agosto de 2000, en pleno verano, llegué a la biblioteca de Nerja.
Con un agradable olor a Mediterráneo una tarde llegué a la biblioteca de Nerja. Los niños  y niñas estaban contentos, estaban sentados, estaban atentos y eran salados. Les leí cuentos, les conté historias, hablamos de los personajes, reímos con sus travesuras y disfrutamos con sus aventuras. Las palabras que salieron de nuestros labios llenaron la biblioteca de magia y sorpresas, risas y aplausos. Después, poco a poco, se fueron metiendo entre las páginas de los libros que allí vivían mientras nosotros nos despedíamos con la ilusión de haber vivido juntos muchas emociones. 

VOLVER