NUESTROS CUENTOS FAVORITOS

 

 

CUENTOS DEL SAME

Certamen de cuentos de las Jornadas de Animación a la Lectura 
celebrado en el colegio Zulema de Alcalá de Henares.

ESPIANDO AL ANOCHECER

Nuria

UNA EXTRAÑA CARTA

Carolina Pérez

La pequeña brujita

Cristina Morales de la Rosa

NAVIDADES MÁGICAS

Alex Blanco

OTROS CUENTOS DEL COLEGIO ZULEMA 

 

ESPIANDO AL ANOCHECER

Érase una vez un país lejano donde vivía una familia. Esa familia tenía una hija llamada Belinda. El sueño de Belinda era espiar.
Un día al salir del colegio se acercó a una tienda donde había un libro llamado " Espiando al anochecer". Ese libro era uno de los que le gustaba a Belinda.
Belinda se fue a su casa, entró en su habitación, cerró la puerta y se sentó en su cama a leer el libro. Belinda una vez lo abrió se metió en el libro. Era un libro mágico.
Empezó a leer el libro atentamente:
Hola me llamo Piramidón " el espía X-33". Me gusta mucho espiar. Todas las noches me voy a la plaza de mi pueblo a espiar.
Espío con mucha tranquilidad, con mi ayudante el Hopocito que es  "Hombre bombilla".
Con la luz de su nariz brillante siempre puedo espiar. Es mejor que una linterna. 
Necesitamos a otro ayudante, porque es mucho trabajo. 
Belinda dijo: ¡¡Yo!!
-¿Has oído eso Hopocito? -dijo Piramidón.
Belinda se quedó con la boca abierta porque la habían oído en el cuento y lo dijo otra vez.
Por segunda vez Piramidón y Hopocito dijeron:
- ¿ Quién eres tú?- dijeron los dos.
- Soy Belinda la que os está leyendo.-dijo Belinda.
Belinda se imaginaba que estaba en el libro y dijo que quería ser su ayudante.
Hopocito y Piramidón dijeron que sí y empezó la misión.
Los tres iban buscando un broche que se le había caído a Narea "La hechicera invisible".
-¿Has encontrado algo Hopocito?-preguntó Piramidón.
-No -contestó Hopocito.
-¿Y tú Belinda?-preguntó Piramidón.
-Tampoco, nada.-respondió Belinda.
Los tres siguieron buscando, y se hizo de noche. 
Más tarde pasó Karda "La bruja Ciempelos" y dijo:
-¿Qué estáis haciendo a estas horas?-preguntó Karda.
-Estamos buscando un broche que se le a perdido a Narea-respondieron Belinda, Piramidón y Hopocito.
Karda se apuntó también a buscar el broche y los cuatro siguieron buscando.
-¡He encontrado el broche!-dice Belinda.
-¡Bien!-dicen Piramidón, Hopocito y Karda.
Los cuatro se lo dieron a Narea y se puso muy contenta.
Piramidón se casó con Narea y Hopocito con Karda. 
-¡¡Gracias Belinda!!, eres la mejor detective. Cuando quieras hacer otra aventura vente con nosotros.
Belinda cerró el cuento lo llevó a la tienda y se fue contenta por haber cumplido su sueño.


Nuria 4ºA
C.P. Zulema Alcalá de Henares




UNA EXTRAÑA CARTA

Esta historia sucede en el planeta Xourve, exactamente en el año 4.500.
Topa era un gusanopato que vivía con su ama Karda, que era bastante especial, ¡qué digo! muy especial, porque tenía unos pelos la mar de raros: ¡tenían vida propia! Por eso la llamaban Karda "la bruja ciempelos".
Una tarde Karda envía a Topa para que eche una carta en el buzón, una misteriosa carta que contenía algo tremendamente...horrible...
Topa fue a llevar la carta al buzón cuando...¡zas! ¡Se cayó al buzón!
Como cada mañana, López "el cartero tres ojos", fue a recoger el correo, y, al abrirlo, encontró a Topa boca abajo, intentando respirar. Casi no podía.
López le cogió y le hizo el boca a boca, pero Topa despertó y gritó asustado.
Se sorprendió de que López tuviera ¡tres ojos!
Aunque estuvieran en aquel año, se sorprendió porque, sólo había visto criaturas con un ojo, dos, cuatro, cinco, seis... hasta veinte ojos, pero nunca uno con tres ojos.
Como Topa casi no podía hablar, López se lo llevó a Piramidón "el espía x-33. para que averiguara de dónde venía Topa.
Topa empezó a gritar como un loco, pero Piramidón no pudo entenderlo, pues un gusanopato no es nada fácil de entender.
Piramidón llevó a Topa a un oscuro torreón y lo encerró.
Topa se dio cuenta de que no quería investigarle, sino, ¡raptarlo!
Justamente Brala, "una monstrua gritona", se entera de todo y empieza a gritarlo por la calle hasta que Karda la oye y sale en su busca. De camino, se encuentra a López y él se va con Karda.
Uno de los pelos de Karda detecta gritos y el sonido les lleva hasta Brala, que seguía gritando como una loca desesperada.
Ella también se unió a ellos y gritó:
-ME UNIRÉ A VOSOTROS PARA CAPTURAR A PIRAMIDÓN.
Y López dijo molesto:
-De acuerdo, pero no grites, me vas a dejar sordo.
De nuevo Karda detecta gritos que les conducen hasta un oscuro torreón.
Ven una luz, se acercan, y se encuentran a un hombre bombilla encerrado, (él era uno del grupo que vino hace años del planeta Xirius al planeta Xourve).
Otro pelo de Karda hace de llave y consigue abrir la puerta donde se encontraba Hopocito, "el hombre bombilla", que así era como se llamaba.
Brala gritó de nuevo y dijo:
-TU BOMBILLA ESTÁ UN POCO GASTADA.
Hopocito le contestó:
-Ya, es normal, ya que llevo aquí 104 años encerrado, ¿no crees que es suficiente razón?
Brala dijo asombrada:
-VALE, VALE, NO SEAS TAN EXPRESIVO.
López le entregó a Hopocito una bombilla nueva, que encontró en su zurrón. Siguieron su camino, pero esta vez Hopocito iba con ellos.
Con la iluminación de Hopocito continuaron su camino en busca de Topa.
Brala, otra vez, gritó:
_TENGO MIEDO, Y TENGO QUE IR AL SERVICIO,¡YA NO AGUANTO MAÁS! VOY A REVENTAR.
Todos, rápidamente la mandaron callar. Piramidón les descubrió, y todos corrieron hasta un escondite bastante seguro.
Cuando Piramidón pasaba, Brala gritó:
-AQUÍ NO NOS ENCONTRARÁ NUNCA EN SU ABURRIDA VIDA, NO SOMOS TAN TONTOS, BUENO, PUEDE QUE HOPOCITO SÍ.
Piramidón descubrió su escondite y se llevó a Brala como prisionera.
Carda, con uno de sus pelos, paralizó el tiempo; cogió las llaves y recta y feliz, caminó hasta la habitación donde se encontraba Topa, su querido Topa.
Mientras tanto, Piramidón le metió ¡5 pares de calcetines usados y malolientes a Brala en le boca! ¡Qué asquerosidad! Olían a... no os digo a qué pues os entrarán arcadas. Se los puso para que no gritara.
Cuando los encontraron, López cogió la misteriosa carta de Karda y con ella le cortó la cara a Piramidón; Brala se quitó los calcetines y gritó hasta destrozarle el oído a Piramidón.
...La misteriosa carta se abrió y... de ella cayó una maldición sobre Piramidón. La maldición consistía en que tenía que bailar y cantar la canción de Tamara, la de "NO CAMBIÉ". El pobre se atemorizó, aunque lo contrataron para actuar todos los días en un restaurante. Por lo visto, él no era el único que allí actuaba, Hopocito era su iluminador particular, y los pelos de Karda subían y bajaban el telón del escenario, y como no, Brala cantaba ópera (muy mal por cierto).

Carolina Pérez Miguel 6ºA
C.P. Zulema Alcalá de Henares



La pequeña brujita

Había una vez una niña que se llamaba Rita. Rita vivía en un país mágico donde existían la magia, las hadas y las brujas. Dentro de poco tenía que ir al colegio de brujas. Pero antes de entrar tenía que pasar por un examen. Sus padres le prometieron que si entraba le comprarían una mascota, un gusanopato. Llegó el gran día. Rita estaba nerviosísima. Entraron en clase y sin darles tiempo a presentarse oyeron una voz que decía:
- Sentaros en vuestros pupitres que la magia va a empezar.

Todos se quedaron boquiabiertos, sobre todo cuando vieron aquel espectáculo de luces y colores. Entre el humo apareció una mujer. La profesora Narea. Narea era una gran profesora. Era una bruja que podía hacerse invisible . Cuando todos se sentaron Narea empezó a repartir unas varitas, cogió una lista y empezó a nombrar niños. La primera fue Rita, antes de que le diese tiempo a llegar entró corriendo el director Rumus. Dijo todo fatigado:
- Profesora Narea, necesito urgentemente un alumno para una gran misión.
- Pero todavía no están preparados no han hecho ningún examen- dijo Narea.
De repente Rita dijo:
- Yo me ofrezco voluntaria sea la misión que sea.
El director Rumus se la llevó corriendo sin dar explicaciones. Cuando llegaron al despacho del director, el directo le contó la misión.
El colegio lo habían invadido unos fantasmas. Rita tenía que ir al bosque del adivino y conseguir la flor Flansi. Rita salió en seguida. Cuando llegó al bosque se encontró con un gran jarrón. De ese salió el genio adivino , que le dijo:
- Hola Rita se que vienes a por la flor Flansi, yo la tengo. Pero para que te la pueda dar tendrás que adivinar un acertijo:
- De acuerdo - dijo Rita - empieza.
- Mmmm ... ¡ a ya ¡. Cuál es el animal que por la mañana anda a cuatro patas, por la tarde a dos y por la mañana a tres. Eh, eh, eh ¿ cuál es.?
Rita se quedó un rato pensativa hasta que al final dijo:
-¡¡ El hombre.!!
- Muy bien - dijo el genio - aquí tienes tu flor.
Rita se fue muy contenta al colegio y le dio la flor al director que la premió con una medalla. Echaron a los fantasmas y Rita vivió para siempre feliz y contenta.
Fin


Cristina Morales de la Rosa 5ºB
C.P. Zulema Alcalá de Henares



NAVIDADES MÁGICAS

Érase una vez un castillo en el que vivía Same el fantasma rojo.
Same siempre estaba triste y aburrido porque vivía solo en el enorme castillo; sólo se ponía contento una vez al año: cuando venía López el cartero tres ojos.
López se encargaba de traerle la felicitación de navidad del único familiar de Same.
De pronto sonó la puerta:
-Plum, plum , plum ...
-¿Quién es?-dijo Same.
-Soy yo, López , el cartero de los tres ojos.
Same abrió enseguida la pesada puerta, López saludó a Same y le entregó la carta. Todo nervioso Same abrió la carta que siempre era la felicitación de navidad de su prima Karda , la bruja Ciempelos. Pero esta vez iba a tener una sorpresa, Karda le decía que el día veinticuatro de diciembre llegaría para pasar la Navidad junto a él.
El día antes Same empezó con preparativos de una cena espantosamente buena.
De primer plato: Lagarto asado con manzanas.
De segundo: Calabaza rellena de crema de murciélago.
Y de postre. Natillas con sabor a salamandra chamuscada.
Al día siguiente llegó Karda la bruja Ciempelos, era algo horripilante, llevaba un sombrero puntiagudo que tapaba sus Ciempelos morados, una gran verruga en su larga nariz, una uñas largas y un vestido de color verde chillón.
Cuando Same la vio le dijo:
-Prima Karda sigues tan guapa como siempre.
Y Karda le contestó:
-Y tú tan rojo.
Ja, ja, je, je... se rieron los dos.
Después de cenar Same le dijo a Karda que siempre estaba solo y aburrido, que lo único que deseaba era tener un amigo que se quedara con él.Karda la bruja Ciempelos le escuchó atentamente y le dijo:
_Same yo puedo ayudarte.
-¿Tú?
-¿Acaso no sabes que soy la mejor bruja? Haremos un hechizo con estos ingredientes:
- 1 vaso de agua de lluvia.
- 1 rabo de ratón
- 2 pelos de ardilla.
Karda pronunció las palabras mágicas: CATAPLÍN, CATAPLÁN, quiero para Same un amigo de verdad. OJOS DE SAPO, OJOS DE RANA, hago el hechizo porque me da la gana.
De repente empezó a salir un humo espeso de color azul añil, cambiando a diferentes colores.
De pronto apareció Brala, el monstruo gritón que empezó gritando una horrible canción.
Same estaba muy contento porque ya nunca se sentiría solo ni aburrido con Brala.
Para Same estas fueron sus mejores Navidades.


Alex Blanco 2º B
C.P. Zulema Alcalá de Henares.