NUESTROS CUENTOS FAVORITOS

 

CUENTOS DEL SAME PREMIADOS EN EL COLEGIO ZULEMA

HOPOCITO Y PIRAMIDÓN (EL ESPÍA X-33) Héctor Olmeda
LA PELEA POR EL CALDERO MÁGICO Alicia Martín
LA CASA MISTERIOSA Eduardo de Miguel Salvador
PIRAMIDÓN EL ESPÍA X-33 Y EL HADA INVISIBLE NAREA. María
EL AMIGO DE SAME Yeray Pérez
UNA GRAN AVENTURA Laura Romerales
El Hopocito y sus secretos Roberto Izquierdo
BUSCANDO A LA HECHICERA Mª Begoña Vivas de Santiago

PÁGINA SIGUIENTE ==>

HOPOCITO Y PIRAMIDON (EL ESPIA X-33)

Había una vez un espía muy secreto llamado Piramidón, su ayudante era Hopocito, el hombre bombilla.
Hopocito era una especie de robot, su cabeza era grandísima y cuando no había luz, Hopocito pulsaba un botón de su brazo robótico y de su cabeza salía la luz, sin embargo Piramidón era una persona muy discreta, tímida y muy sabia, ya que tenía 50 años. Un día Piramidón y Hopocito fueron a trabajar, estaban los dos en sus despachos, cuando alguien llamó a la puerta, era su jefe.
-Hola chicos, ¿Cómo estáis?
-Bien dijeron ellos.tenéis que detener a un ladrón que ha secuestrado a mi padre, me ha 
dicho que le tengo que entregar 40 millones de euros, y si no es así, mi padre morirá. Yo no tengo ese dinero. El jefe se puso a llorar.
Piramidón dijo: -¿Dónde está secuestrado tu padre?
-En Estados Unidos. Por favor, tenéis que ir, yo os pagaré el billete de avión. Piramidón y Hopocito asintieron con la cabeza y dijeron.
-Claro que iremos jefe usted nos ha hecho muchos favores y ahora nos toca a nosotros.
Llegó el día, Piramidón y Hopocito iban a partir en avión a EEUU; a Hopocito le daba vértigo y devolvió un par de veces en la cabeza de Piramidón, y como es normal Piramidón también devolvió. 
Por fin ya estaban en EEUU, se alojaron en un hotel llamado Hilton, de 5 estrellas y eso significaba que era muy lujoso. 
Al día siguiente se pusieron ya a investigar, ya sabía donde vivía el ladrón, pero ahora les faltaba el plan del dinero.
Piramidón pensó entregarle una maleta con dinero del monopoly y Hopocito en darle una maleta con monedas de chocolate.
Acordaron que así lo harían. Hopocito y Piramidón se iban a dormir cuando llamó el ladrón o secuestrador, diciendo, "que mañana fueran a las 15 horas a la Estatua de la Libertad" y así fue como lo hicieron. Piramidón dejó la maleta y el ladrón soltó al padre, rápidamente Hopocito cogió al padre. El secuestrador quería escapar pero Piramidón se lo impidió disparándole en el culo. El secuestrador fue detenido y Piramidón y Hopocito, se vinieron a España con el padre de su jefe.


Héctor Olmeda 6º B
C.P. Zulema Alcalá de Henares


LA PELEA POR EL CALDERO MÁGICO

Érase una vez, en un lejano país, una hechicera llamada Narea, que se hizo un hechizo queriendo ser más guapa, pero le salió mal y se hizo invisible. Un día, paseando, Narea se encontró con su prima Karda que solo tenía ciempelos.

-¡Hola!
-¡Hola!
-¿Qué tal estás Karda?
-¡Muy bien!
-¿Y tú?
-¡Muy bien!
-¿Qué te parece si vamos a mi casa y te enseño mi nuevo libro de hechizos y brujería? ¡Creo que te va a gustar!
-¡Vale!
Por el camino, se encontraron con un caldero.
-¡Anda, mira este caldero, me puede servir para hacer mis pociones!-dijo Narea.
-Y yo como soy bruja me lo puedo llevar a mi casa para hacer brujería, -dijo Karda.
Así estuvieron discutiendo un rato.
Narea decidió partir el caldero por la mitad con ayuda de la magia de Karda y con los hechizos de Narea pero no resultó nada. Después de pensar, pensar y pensar decidieron tener cada una un tiempo el caldero teniendo en cuenta que hay que compartir. Y…colorín colorado este cuento se ha terminado.

Alicia Martín 3ºA
C. P. Zulema Alcalá de Henares 


LA CASA MISTERIOSA

Érase una vez una bruja llamada Karda que estaba enamorada de un chico llamado Same. Como Karda daba tanto miedo a todos, no creía que le iba a gustar él.
Pasaron los años y Same se echó una novia llamada Narea, con la que se casó al poco tiempo de conocerla. Karda, a la que la solían llamar "La bruja
Ciempelos", llena de rabia los hechizó convirtiéndolos en criaturas de su mundo: a Same en un fantasma rojo y a Narea en una hechicera invisible. El hechizo duraría 12 horas de la noche, y por el día estarían con sus propios cuerpos. El hechizo se rompería si alguien lograra quitar el sombrero a la bruja Karda. Same y Narea se fueron a vivir a un bosque y no se supo nada en los 20 años siguientes.
Había un pequeño pueblo cerca del bosque, y sus habitantes estaban muy extrañados porque había una casa donde las luces estaban apagadas todas las noches pero se oían ruidos dentro de ellas.
Contrataron a un espía que se conocía como Piramidón, "El espía X-33". 
Le encargaron que descubriera que había en esa casa. Piramidón se colocaba cada noche en la ventana y, aunque no veía a nadie, notaba la presencia de alguien. Por primera vez fue a la casa por la mañana y llamó a la puerta le abrió una señora y le invitó a pasar. Era Narea que con la ayuda de Same le contaron toda la historia. Piramidón les preguntó dónde vivía la bruja Karda y Same le dijo que estaba en una cueva de las montañas. 
Al día siguiente se encaminaron a la montaña en busca de Karda.
Consiguieron quitarle el sombrero a la bruja y el hechizo se rompió. La bruja Karda prometió no volver a hechizar a nadie.

FIN

Eduardo de Miguel Salvador -4ºB
C.P.Zulema Alcalá de Henares




PIRAMIDÓN EL ESPÍA X-33 Y EL HADA INVISIBLE NAREA.

Había una vez un hada que era invisible y se llamaba Narea. Era malvada, que tenía niños encerrados en una habitación oscura.
Había un espía que se llamaba Piramidón que descubrió en que habitación estaban los niños. Como el hada era invisible y no podía verla echó un saco de harina por toda la casa, así pudo ver sus huellas, agarrarla y meterla en un armario.
Entonces el espía fue a la habitación donde estaban los niños y los llevó con sus papás y vivieron felices.


María 1º B
C.P. Zulema Alcalá de Henares



EL AMIGO DE SAME

En un castillo vivía un fantasma rojo. Un día se encontró a un hombre bombilla, se hicieron amigos y se fueron a pasear por un bosque, allí se encontraron un zorro muy asustado y la llevaron al castillo. Le dieron de comer y de beber, le preguntaron por qué estaba tan asustado, el zorro contestó que había un cazador asustando a los animales. Entonces el fantasma rojo y el hombre bombilla fueron al bosque y le metieron miedo para que no volviera más y fueron felices y comieron perdices.

Yeray Pérez 1ºA
C. P. Zulema Alcalá de Henares



UNA GRAN AVENTURA

Same, el fantasma rojo dio un susto de muerte a Karda, la bruja Ciempelos y le lanzó un conjuro que le convirtió en una rana. Piramidón, el espía X-33 iba a investigar donde estaba Same, y lo hizo. Nadie había visto nada, Same convertido en rana estaba a miles de kilómetros de su ciudad: "Tragachucherías".
Bueno Piramidón estaba investigando cuando vio a Same por última vez y fue con Karda. Karda estaba sufriendo porque Same era su amigo y no sabía donde estaba Same. Piramidón habló con Karda y Karda le dijo que fue ella quien le lanzó un conjuro y le convirtió en rana pero solo por el susto que le dio. Karda estaba muy arrepentida y dolida, no quería hacer eso. Dijo Karda a Piramidón que seguro que se había ido a: "Lluviacaramón", el pueblo del padre de Same. Karda y Piramidón fueron a Lluviacaramón, preguntaron si habían visto una rana rara, pero 
había tantas que no sabían distinguirlas.
Karda dijo que a lo mejor estaba en el pueblo de su madre:"Pequepumón", fueron a Pequepumón, preguntaron si habían visto a una rana rara. Y como no había ninguna, no se habían fijado.
Karda y Piramidón se fueron juntos a Tragachucherías sin esperanzas. ¿Y sabéis donde estaba?, en la rotonda de Tragachucherías. Karda convirtió a Same en fantasma. Karda pidió a Same que le perdonara, Same la perdonó y fueron más amigos todavía.
FIN 


Laura Romerales Ruiz 3ºB 
C.P.Zulema Alcalá de Henares


El Hopocito y sus secretos

Había una vez un niño llamado Hopocito, era bajo una boca grande e iluminaba poco pero le daba igual. Como nadie sabía nada de él, contrataron a un espía llamado Piramidón, pero le llaman "El secretos".El era bajo muy misterioso y no le gustaba que hablaran de su vida.
Una noche Piramidón descubrió que como Hopocito, tenía miedo a la oscuridad encendía la bombilla. Un día Hopocito salió al campo, entonces se encontró una bombilla, sucia y vieja.
Al limpiar la bombilla salieron, dos cables uno azul y uno rojo, en forma de genio y dijo: Yo soy Fatalimon te concederé tres deseos. El primero fue que fuera millonario, y al día siguiente se encontró un millón de facturas de la luz.
Su segundo deseo fue que tuviera un deportivo de 200 caballos. Al día siguiente, se encontró un coche usado y viejo y a su lado,200 caballos marrones.
Su tercer deseo fue que fuera famoso y cantante. Al día siguiente se hizo famoso y un día fue a cantar, y se puso nervioso y se apagaba y encendía su bombilla y sólo ,se oía tic-toc-tic-toc y perdió la fama. 


Roberto Izquierdo Gómez 5º A
C.P. Zulema Alcalá de Henares

BUSCANDO A LA HECHICERA

Same era un fantasma rojo como el fuego y todos se burlaban de él. Estaba harto de que se metieran con él. Same paseaba por el bosque y entre unos arbustos escuchó un ruido y se acercó. ¿Quién hay ahí? De los arbustos salió una pequeña hada. Soy Paloma y he visto como se reían de ti, si quieres te puedo ayudar. Same muy contento le preguntó ¿pero como me puedes ayudar? Paloma le habló de una hechicera llamada Nerea que es invisible. Same la escuchó y asombrada le dijo: y si es invisible ¿cómo la voy a ver?.Paloma le dijo que se fiase de los animales del bosque, que ellos sabrían cómo y dónde podrían encontrar a la hechicera. Same le dio las gracias a paloma y emprendió su viaje al bosque.
Same se encontró con un conejo y le preguntó por la hechicera. El conejo le dijo que tal vez la familia tortuga podría ayudarle. Same no se dio cuenta de que aquel conejo era de color morado hasta que pensativo le miró y asombrado le dijo:
-¡Si eres de color morado!
El conejo le explicó que ser de otro color no era nada malo y que a él le gustaba porque le hacía ser especial y además todo el mundo le reconocía enseguida. Same siguió su viaje y encontró a la familia tortuga. Same asombrado pudo ver que eran de color rosa.
Same preguntó si sabían dónde podía estar la hechicera y les contó su problema. La mamá tortuga explicó a Same que no sabía dónde estaba la hechicera pero que ellos eran rosas seguían siendo tortugas igual que todas las demás.
Same se fue y decidió volver a casa. Escuchó un ruido y era aquella pequeña hada Paloma. Same ¿dónde vas? Regreso a casa. Same le explicó a Paloma que no había encontrado a la hechicera pero que no hacía falta porque los animales del bosque le habían hecho entender que el color no importaba que él era un fantasma más y que el color rojo le hace ser especial. Paloma le dijo : Same, la hechicera no existe por eso es invisible, tú solo te has dado cuenta de que no necesitas a nadie para ser querido por otros. Todo el mundo tiene una hechicera invisible en el corazón.


Mª Begoña Vivas de Santiago 2º A
C.P. Zulema Alcalá de Henares.

Free counter and web stats